A Priori Services- Inteligencia Estratégica, o cómo “calentar un concurso público”

A Priori Services– Inteligencia Estratégica, o cómo “calentar un concurso público”

¿Cómo detectar esas estrategias de la competencia que te echan de un mercado?

La Inteligencia Estratégica, para que sea eficaz, se debe efectuar en los diferentes planos que rodean a una problemática dada. En este caso vamos a intentar explicar cómo se ha podido “calentar” la concesión de un proyecto al gigante energético francés GDF-Suez, el primo de Zumosol de Cofely- GDF Suez, presente en Madrid y Barcelona.

En este caso los captores de información debían orientarse hacia varios planos: el plano competitivo, el político, el normativo, pero sobre todo el SOCIAL.

Como veremos, es primordialmente desde este plano de donde que vendrán las fuerzas de desestabilización que intentan impedir a esta empresa la obtención de sus proyectos.

Empecemos:

Desde principios del 2010, tras el Foro de Davos, Greenpeace “premió” a GDF Suez con el Public Eye Award a la peor empresa en materia de Responsabilidad Social Corporativa en términos de medio ambiente con el objetivo de desestabilizar dicha empresa en sus esfuerzos en Sudamérica.

En 2009, tras el lanzamiento de un programa de “Aceleración del Crecimiento” promovido por el Presidente Lula, GDF Suez gana un concurso de producción hidroeléctrica en la presa de Jirau conuna producción de 3.500 MW en el bosque amazónico de Brasil. La construcción de esta presa tuvo impactos sociales y medioambientales bastante consecuentes  debidos a la deslocalización de poblados autóctonos y la destrucción de una parte de la fauna local.

Greenpeace, asociada a otras formaciones, denunció estos hechos y los  asocció a otros  imputables a las construcciones precedentes en el continente americano. Y esto mediante los medios habituales de agitación social. Pero muy finamente.

Método operativo

La metodología utilizada por Greenpeace recuerda a la utilizada por Public Citizen en Argentina y en Bolivia contra los industriales del agua:

  • La empresa es una empresa europea buscando un mercado en Sudamérica.
  • La contestación proviene de una organización fuertemente ligada a los EEUU.
  • El conflicto se desarrolla en la zona de Sudamérica.

Y consiste en:

  • Nunca hacer contestaciones en solitario sino asociarse para dar legitimidad a los argumentos.
  • Dar una dimensión internacional a la Red de Influencias así constituida.
  • Apoyarse en el contexto sociopolítico del país.
  • Utilizar técnicas de agitación social.

En este caso concreto los sucesos fueron los siguientes:

  • Greenpeace se asoció a organizaciones locales como Associação de Defensa Etnoambiental Kanindé y otras más internacionales como “Los  Amigos de la Tierra”, Amazon Watch, Survival International y la asociación francesa “Fondation France Libertés”, ya que GDF Suez es una empresa francesa para así poder controlar los cimientos y el entorno cercano de la empresa.

Toda esta Red de Influencia aportaba la credibilidad necesaria y permite exportar la problemática más allá del continente americano.

  • La situación eco-geopolítica del país resulta ser un terreno fértil para una exposición mediática (no suelen ser habituales, luego no despiertan la curiosidad). Brasil, con su crecimiento económico y el carisma de su Presidente Lula, se ha impuesto en los últimos años como un actor importante del G20. Gracias a esto Greenpeace pudo aprovechar el foco hacia dicho país.
  • Finalmente, aprovechando el Foro de Davos, y con la intención  centralizar la preocupación de los políticos y hombres más influyentes del planeta en lo que a mundialización se refiere, se instauró una ceremonia de entrega del Public Eye Awards. En esta ceremonia las ONG del mundo entero nominan -el público vota para apoyar o no una nominación según un modelo “Gran Hermano”- a las empresas que no asumen su Responsabilidad  Social Corporativa y Medioambiental. El premio se puede comparar con el Óscar a la peor película y es una manera genial de exponer al mundo entero las acciones de las “Rogue Companies”. Greenpeace, en este caso, es juez y parte, ya que nomina y organiza estos Public Eye Awards al hacer “ganar” a GDF Suez.

Tras poner en paralelo las operaciones de Inteligencia Estratégica (más su vertiente operativa de desestabilización) queda por saber si el resultado de la operación de Greenpeace tendrá el mismo efecto que la de Public Citizen, es decir, conseguir que las empresas europeas salgan de Latinoamérica.

Resultados inciertos y conclusiones

Si bien el modus operandi queda claro, el resultado, como en toda operación de desestabilización, nos parece más bien incierto. Tendríamos, si quisiéramos profundizar más, que saber si es una instrumentalización de algún gobierno o es una empresa o institución financiera la que subvenciona el proyecto.

El período en el que se efectúa la nominación de la empresa es crucial, GDF Suez gana el “anti óscar” cuatro meses antes del concurso público del proyecto de la presa de Belo Monte. Esta presa, de una producción de 11.000 MW representa la tercera presa más grande después de la presa de las Tres Gargantas en China, con 18.000 MW y la de Itaipu en Brasil con 14.000 MW. Además asegura al consorcio ganador una renta durante los próximos 30 años. Está previsto que esta construcción cubra el 11%  de las necesidades energéticas de Brasil.

Ciertamente esta construcción causará daños ambientales y desplazamientos de población autóctona -se entienden como inherentes al proyecto- pero esta vez unas garantías se imponen a las empresas que proponen sus servicios. Estas empresas deberán adelantar 800 millones de dólares destinados a minimizar el impacto medioambiental y asegurar la relocalización de las personas afectadas. Y sólo se aceptan candidaturas de empresas que puedan cumplir estas cláusulas.

Por tanto, a estas empresas se les pide,  una imagen y una trayectoria irreprochable en cuanto a RSC. El golpe asestado por Greenpeace llega justo en el momento en que GDF Suez ya no tiene tiempo de renovar- o maquillar- su imagen.

En el fondo de esta maniobra podríamos encontrar una voluntad política ya que las próximas elecciones serán en octubre. La puesta en marcha de un proyecto de estas dimensiones es una ventaja para el Partido Laborista del Presidente Lula, gracias a quién Brasil ha dejado atrás las crisis energéticas, y ralentizar dicho proyecto ayudaría a sus oponentes en téminos de argumentos políticos. Aunque, si existe el trasfondo político, es arriesgado para quien haya concebido esta desestabilización, porque las características medioambientales y humanas de este caso pueden volverse en contra de quienes la apoyaron si los argumentos afectivos solapan a los económicos. Un efecto boomerang.

Por otra parte, puede tratarse de una guerra económica promovida por un competidor que quiere “calentar” la toma de decisiones. El aumento de cuota de mercado obtenido por GDF Suez no puede más que “molestar” a la competencia. GDF Suez posee el 68% de Tractebel Energía, la primera eléctrica brasileña, filial creada tras la compra de una rama de Electrobras, la empresa de estado del sector energético. Con sus acciones comerciales, GDF Suez satisface el 7% de las necesidades energéticas de Brasil, y eso atrae a los enemigos.

Las candidaturas al proyecto finalizaron el 20 de abril de este año, y aún no hay una resolución. Greenpeace posee una fuerza de desestabilización que está lejos de ser despreciable en un entorno eco-geoeconómico donde todo el mundo se juega mucho. Nos consta que esta desestabilización emana de los EEUU.

Ya veremos qué argumento gana, la Red de Influencias EEUU o la competencia leal.

Cuando se trata de licitaciones tan grandes como las que hemos expuesto, hay que hilar muy fino para poder detectar las maniobras de lobby que pueden echar por tierra los esfuerzos de una empresa. Calculen tan solo lo que les cuesta en términos de coste de oportunidad ir a un concurso público sin saber que está “caliente”, y añadan el coste de imagen, reputación o recursos utilizados.

Caro, ¿no?.

La Inteligencia Competitiva posee las armas y metodologías que permiten prevenir estos casos con suficiente antelación para que se tomen las medidas pertinentes y así no incurrir en los gatos que implican ir a una adjudicación en la que no se tiene ninguna posibilidad. En este caso,un estudio de IC le garantizaría “ganar lo que no pierde”.

Y creemos que puede ser mucho lo que se ahorre a lo largo del tiempo.

(Con la colaboración de la EGE)

El equipo de A Priori Services

Etiquetado:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: